24 febrero, 2024

Con toda la sal detrás…

Mi Abuelo fue marinero,
Mi Padre debió haber sido…
Pero impidió su destino
Cruel futuro sardinero.

Ya en América, tornero.
No obstante duro camino
Que, sin jamás ser zaborrero
Y con carácter numantino,
Forzó a trashumar primero.

Yo vengo a ser “el noveno”
Aunque, allende el mar nacido,
Con poner pie en un navío
Ya vomito el apellido.

Sin embargo añoro el mar
Y me adentro sin temores
Oteando horizonte al ras,
Con redes, boyas y arpones…

Por mandato cosanguíneo
De marinos y pescadores
Curtiéndose en bravos mares;
Trasegando entre sus sales
Más de ocho generaciones.

@Rapote

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *