Rapote

Aurea mediocritas…

Glosario

(del lat. glossarium): m. Catálogo de palabras de una misma disciplina, de un mismo campo de estudio, de una misma obra, de un mismo autor, etc., definidas o comentadas.

No es presunción, no crean. Pero a veces, esclavo de una rima, recurro a palabras infrecuentes. Además de tener dilección por vocablos en desuso, arcaísmos y apelar en ocasiones al lunfardo, a jergas de aquí y de allá…

Entonces… Aquí iré engrosando el glosario de palabras utilizadas en mi obra -en la acepción utilizada en cada caso- para que los lectores accedan de manera rápida a su significado.


achispado, da: (de chispa, «borrachera»). Borracho, ebrio.

aciago, ga: adjetivo. Infausto, infeliz, desgraciado, de mal agüero.

Alsacia: «Vino de Alsacia»: locución de uso del autor. Para referirse al consumo de algo exquisito y preciado.

Amón: (Religión, Mitología). Nombre propio. Uno de los «Siete Príncipes del Infierno» y el que tienta a la gente con el Pecado Capital de la ira.

angarilla: (del latín angariellae, ‘prestación de transporte’). f. Camilla para transportar a pulso enfermos, heridos o cadáveres.

arcano, na: (del latín arcānus). 1) adjetivo. Dicho especialmente de una cosa: Secreta, recóndita, reservada. 2) m. Secreto muy reservado y de importancia. 3) m. Misterio, cosa oculta y muy difícil de conocer.

arrebujar: verbo transitivo. abrigarse en envoltura.

asiarca: m. y f. Superintendente de los juegos sagrados, espectáculos y demás asambleas que se celebraban en Asia a sus expensas, que reunían en su persona la magistratura y el sacerdocio. Se elegían bajo los emperadores romanos cada año y entre las familias más poderosas para poder atender a los grandes gastos que llevaba consigo el asiarcato.

Asmodeo: (Religión, Mitología). Nombre propio. Uno de los «Siete Príncipes del Infierno» y el que tienta a la gente con el Pecado Capital de la lujuria.

avispado, da: (del participio de avispar, «borrachera»). adjetivo. coloquial. Vivo, listo o sagaz.

batahola: (del italiano battagliola). f. Bulla. Ruido grande.

befa: f. Burla grosera e insultante.

Belcebú: (Religión, Mitología). Nombre propio. Uno de los «Siete Príncipes del Infierno» y el que tienta a la gente con el Pecado Capital de la gula.

Belgefor: (Religión, Mitología). Nombre propio. Uno de los «Siete Príncipes del Infierno» y el que tienta a la gente con el Pecado Capital de la pereza.

brandeburgos: m. plural. Cordones -generalmente dorados- con que se adornan los uniformes de gala militares.

búcaro: (del mozárabe búcaro). 1) m. Tierra roja arcillosa, que se traía primitivamente de Portugal, y se usaba para hacer vasijas que se estimaban por su olor característico, especialmente como jarras para servir agua. 2) m. Vasija hecha con búcaro.

calera: f. Horno donde se calcina la piedra caliza.

cavilación: (del latín cavillatio, -ōnis). f. Acción y efecto de pensar con intención o profundidad en algo.

cenefa: f. Tira de lona que cuelga de las relingas del toldo, para que no entre el sol por el costado.

chocarrería: f. Dichos y/o chistes groseros. Fullerías.

cilicio: (del latín cilicium ‘tejido de cerdas de cabra de Cilicia’). m. Vestidura utilizada para la penitencia.

cisquera: f. Brasero donde se quema el carbón o cisco.

colofón: m. Remate, final de un proceso.

cooptar: (del lat. cooptāre). verbo intransitivo. Deformación del verbo «captar» -atraer a alguien o ganar su voluntad o afecto- utilizada e instalada en ámbitos sociológicos y políticos.

cuadrúmano: (del latín quadrumănus). adjetivo. Zoología. 1) Dicho de un animal mamífero: Que tiene en las extremidades, tanto torácicas como abdominales, el dedo pulgar oponible a los otros dedos. 2) Utilizado también, generalmente sin tilde, como sustantivo masculino.

desasosiego: m. Falta de quietud, tranquilidad, serenidad.

desbocado, da: adjetivo. Que crece o se desarrolla con gran rapidez sin encontrar obstáculos y de forma descontrolada.

diatriba: (del griego διατριβή, «debate»). f. Discurso o escrito acre y violento contra alguien o algo. En ocasiones, en forma intestina con uno mismo.

elegía: (del griego ἐλεγεία, «elegeía»). f. Composición lírica en que se lamenta la muerte de una persona o cualquier otro acontecimiento infortunado.

espaladinar: (de es- y paladino). verbo transitivo desusado. Declarar, explicar con claridad.

estólido, da: (del latín stolĭdus). adjetivo (utilizado también como sustantivo). Falto de razón y discurso.

estrambote: (del italiano strambotto). Métrica. Conjunto de versos que, por gracejo o bizarría, suele añadirse al fin de una combinación métrica, especialmente del soneto.

estulticia: (del latín stultitia). f. Necedad, tontería.

exonerar: (del latín exonerāre). verbo transitivo, utilizado también como pronominal. Aliviar, descargar de peso u obligación.

falacia: (del latín fallacia). f. Engaño, fraude o mentira con que se intenta dañar a alguien.

fámulo: (del latín famŭlus). m. y f. coloquial. Criado doméstico.

fiacres: m. carruaje, carricoche, carroza, calesa o faetón; generalmente de alquiler.

gañán: (del árabe ḡannām). 1) m.  Mozo de labranza. 2) m. Hombre fuerte y rudo.

gañir: (del latín gannīre). verbo intransitivo. Dicho de un animal: Aullar, graznar (según el caso) quejándose o llamando la atención. Dicho de una persona (coloquialmente y de uso negativo): Resollar o respirar con ruido.

gaznatón: m. Golpe en el gaznate (garguero, garganta).

Getsemaní: «Desde el Huerto de Getsemaní»: locución verbal de uso del autor. Para referirse al lugar y tiempo de realización del discurso, de la acción o de cualquier tipo de expresión máxima y relevante de alguien.

gracejo: m. Gracia, chiste y donaire festivo en hablar o escribir.

Grande: («Grande de España»). m. y f. Persona que tiene el grado máximo de la nobleza española y que antiguamente podía cubrirse delante del rey si era caballero, o tomar asiento delante de la reina si era señora, y gozaba de los demás privilegios anexos a esta dignidad.

hiperestesia: (De hiper- y un derivado del griego αἴσθησις aísthēsis ‘sensibilidad’) f. medicina. Sensibilidad excesiva y dolorosa.

hondura: (meterse en honduras). locución verbal. f. Tratar de cosas profundas y dificultosas, sin tener bastante conocimiento de ellas.

hoplita: (del griego ὁπλίτης hoplítēs). m. Soldado espartano de infantería que utilizaba armas pesadas, generalmente lanza y escudo.

«Huella de Oro, La». locución de uso del autor. Como concepto de señal intermitente o infrecuente que, de pronto, se presenta señalando el camino o mostrando un indicio que nos acerque a una anhelada quimera.

Kabenzotz: localismo (País Vasco). Interjección a simple vista ‘impropia’ porque su traducción literal al español es «Me cago en Dios» pero que en la práctica resulta una ‘interjección propia’ ya que se dice muy frecuentemente pero sin intención real de expresar -estrictamente- su significado.

Leviatán: (Religión, Mitología). Nombre propio. Uno de los «Siete Príncipes del Infierno» y el que tienta a la gente con el Pecado Capital de la envidia.

Lucifer: (Religión, Mitología). Nombre propio. Uno de los «Siete Príncipes del Infierno» y el que tienta a la gente con el Pecado Capital de la soberbia.

libelo: (del latín libellus, ‘librillo’). m. Escrito en que se denigra o infama a alguien o algo. Literariamente es el opuesto a la «oda».

librea: (del francés livrée). f. Traje que los príncipes, señores y algunas otras personas o entidades dan a sus criados; por lo común, uniforme y con distintivos.

Mammón: (Religión, Mitología). Nombre propio. Uno de los «Siete Príncipes del Infierno» y el que tienta a la gente con el Pecado Capital de la avaricia.

mendacidad: (del latín mendacĭtas, -ātis). f. Hábito o costumbre de mentir.

menester: (ser menester algo) locución verbal. m. Ser preciso o necesario o merecedor.

metopa: (del latín metŏpa, y este del griego μετόπη metópē). f. Base de madera en la que se fija un escudo o se sujetan estantes, usada como elemento decorativo.

Moloc: (Religión, Mitología). Nombre propio. Moloch o Moloch Baal fue un Dios de origen canaanita (Canaán). Se le ofrecían niños en «sacrificio purificante» para ser quemados en el interior de las estatuas metálicas, que lo representaban como una figura humana con cabeza de carnero, sentado en un trono, con corona y báculo. Se lo asimila al Cronos de los griegos y al Saturno romano, que devoraban a sus hijos.

numantino, na: (del latín Numantīnus). adjetivo. Que resiste con tenacidad hasta el límite, a menudo en condiciones precarias.

oda: (del griego ōidḗ): Teoría Literaria. f. Composición poética lírica de tono elevado que generalmente destaca positivamente algo o a alguien.

ominoso, sa: (del latín ominōsus). adjetivo. Adbominable o despreciable.

parrafito: «Echar un parrafito». locución de uso del autor. Buscar y establecer una charla entre compañeros, conocidos o amigos.

patena: (limpio como una patena). locución adjetiva. f. Muy limpio, como una «patena» (bandeja en donde se deposita la hostia en la celebración eucarística católica).

pegatina: coloquial. f. Compilado o refrito de historias, noticias, publicaciones, etc. para exponer vagamente como una producción propia.

pertinaz: (del latín pertĭnax, -ăcis). adjetivo. 1) Muy duradero o persistente. 2) Obstinado, terco o muy tenaz en su dictamen o resolución.

pilastra: (derivado regresivo de pilastrón). f. Columna de sección cuadrangular.

pitanza: (del francés pitance). f. 1) Ración de comida que se distribuye a quienes viven en comunidad o a los pobres. 2) Coloquialmente, ración de alimento cotidiano.

pujanza: (de pujar). f. Fuerza grande o robustez para impulsar o ejecutar una acción.

quevedos: m. plural. Lentes de forma circular con armadura a propósito para que se sujete en la nariz. Son llamados así porque con esta clase de anteojos está retratado el escritor Francisco de Quevedo (en la copia del pintor Diego Velázquez).

rebuznar: (del lat. re- y bucināre, «tocar la trompeta o bocina»). verbo intransitivo. Dar rebuznos, como los asnos. Dicho de una persona: Hablar estupideces.

relinga: (del francés ralingue) f. Cuerdas o sogas en que van colocados los plomos y corchos con que se calan y sostienen las redes en el agua; o las cenefas de los toldos.

rubicundo, da: (del lat. rubicundus). adjetivo. Dicho de una persona: de buen color y que parece gozar de completa salud. Rozagante.

sesgo: (del latín sessicāre). m. Estadística. Error sistemático en el que se puede incurrir cuando al hacer muestreos o ensayos se seleccionan o favorecen unas respuestas frente a otras.

son: (del latín sonus). m. Tenor, modo o manera.

supino, na: (del latín supīnus). adjetivo, coloquial. Dicho de algo negativo: Que se da en alto grado.

talego: jergal de España. m. Cárcel, local de reclusión de presos.

tejuelo: m. Cuadro de piel o de papel que se pega al lomo de un libro para poner el rótulo y/o, directamente, el rótulo escrito sobre el propio tejuelo.

ton (apócope de «tono»). «Sin ton ni son». locución adverbial, coloquial. Sin motivo, ocasión o causa, o fuera de orden y medida.

trasegar: (del latín transicāre, de transīre «pasar»). verbo transitivo. 1) Trastornar, revolver. Mudar las cosas de un lugar a otro, y en especial un líquido de una vasija a otra. 2) Beber en cantidad vino y licores.

trasiego: m. Borrachera.

trashumar: (de tras- y del lat. humus, «tierra»). verbo intransitivo. Dicho de una persona: Cambiar periódicamente de lugar.

tribulación: (del latín tribulatio, -ōnis). f. Congoja, pena, tormento o aflicción moral.

ventrudo, da: adjetivo. De vientre abultado.

verbigracia: (del lat. verbi gratia, «por gracia de la palabra»). locución latina. Suele abreviarse v. gr. y significa «ejemplo» ó «por ejemplo».

yacija: (del latín iacīle, derivado de iacēre ‘yacer’). 1) f. Lecho o cama pobre. 2)  f. Cosa en que se está acostado. 3) f. sepultura u hoyo para enterrar un cadáver.

zaborrero, ra: localismo (Álava, Navarra). adjetivo. Dicho de un trabajador: Que trabaja mal o de forma tosca y grosera.

Tema creado por Anders Norén