Rapote

Aurea mediocritas…

Artículos, Efemérides, Historia

Asesinato en el Senado

El martes 23 de julio de 1935 el Senador electo por Santa Fé por el Partido Demócrata Progresista, Dr. Enzo Bordabehere fue alcanzado por tres balazos disparados por la espalda, mientras trataba de proteger al Dr. Lisandro de la Torre.

De la Torre tenía la palabra y estaba expresándose negativa, elocuente y vehementemente ante la política entreguista del gobierno del Presidente Agustín P. Justo, en referencia a los negociados corruptos que fijaban convenios con Gran Bretaña en materia de comercialización de carnes.

Esto se conoció y conoce como el Debate de las Carnes en el que de la Torre se expuso brillantemente en contra de la «Cuota Roca-Runciman» a la vez que acusó de fraude y evasión al frigorífico Anglo.

Luego de gran revuelo y desorden, diálogos acalorados e insultos, se produjo una batahola en la que el Ministro de Agricultura Luis Duhau derribó a de la Torre. Bordabehere se aproximó para ayudarlo a incorporarse cuando se escucharon cuatro disparos, tres de ellos -como indiqué al comienzo- dieron en la espalda del Senador santafesino.

En principio se supuso que los disparos los había perpetrado el propio Duhau pero luego se supo que el Ministro de Agricultura había recibido también un disparo en una mano y sufrido también fractura de tres costillas -como para darle dramatismo al caso y librarlo de acusaciones- y que se había apresado al asesino intentando escapar del Congreso, cuando fue detenido por el mismísimo Senador Alfredo Palacios en la sala de taquígrafos. Se lo identificó como Ramón Valdez Cora, comisario retirado contratado como brazo ejecutor.

De la Torre diría luego «-…se conoce el nombre del matador, falta conocer el nombre del asesino…»

El periodista Jorge Chinetti afirmó que «-…nunca hubo dudas acerca de la relación entre Valdes Cora, el sicario homicida, y el Ministro Duhau, que junto con Federico Pinedo recibían las andanadas de Lisandro de la Torre durante la interpelación por el negociado de las carnes…»

Cuando la ambulancia que trasladó al Senador Bordabehere llegó al hospital Ramos Mejía su estado no ofrecía esperanza de salvación. Sus últimas palabras fueron «-Muero por la Patria…»

Falleció a las 17:10 horas, a las 18:25 la Cámara de Senadores -que volvió a reunirse- le rindió homenaje y sus restos fueron trasladados a Rosario -una multitud los acompañó hasta Retiro- para su sepelio, al que acudieron 70.000 personas.

El presidente Agustín P. Justo asistió esa misma noche -impertérrito, impune e indolente- con su esposa a una función en el Teatro Colón.

Mucha agua corrió bajo el puente en estos 83 años (que hoy se cumplen). Y lamentablemente nuestro querido país parece destinado a padecer el flagelo de la corrupción, los negociados y los malos dirigentes.

Y muchos de los «buenos» terminan así -ya desde Belgrano a esta parte- enfermos, trágicos, muertos, sobrantes…

A Bordabehere lo «limpiaron» en pleno Senado de la Nación. Lo cosieron a balazos (no le pintaron una pared mandándole saludos al «Lobo» Vandor)…

¿Hacemos un ejercicio simple? Pregunten en sus casas y en sus trabajos si saben quién fue Enzo Bordabehere, luego tomen nota de los resultados.

Conservemos la memoria…

@Rapote

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén