Rapote

Aurea mediocritas…

Artículos, Sociedad

Generación «T»

«-…los chicos de hoy nos pasan por encima a los de ayer…»
«-…ahora están más avivados. Nosotros, a la edad de ellos, éramos unos zonzos…»

Y muchas más frases por el estilo solemos escuchar los de mi generación por estos días… La verdad que, analizando fríamente el caso, estoy en completo desacuerdo y reivindico a los pibes de mi época, y no por incluírme.

¿Qué hoy manejan enseguida mouse y teclados? Bueno, es lo que los define justamente como «Generación T» o «Táctil»… Se trata de la generación nacida entre 2008/2010; la que no tuvo contacto con tecnología «analógica».

Retomando… ¿No utilizo yo, habitualmente y a diario, mi computadora, teléfono celular, etc.? ¿No me adapté a ello viniendo de una época en la que no existía ni se vislumbraba semejante tecnología?

Desafío -sin temor alguno de perder- a cualquiera de estos «pequeños ojerosos gammers trasnochados» a ver quién escribe mejor y más rápido, eximiéndolos de correcciones ortográficas y gramaticales porque sino habría que mandarlos a todos a que comienzen nuevamente desde pre-escolar…

Yo aprendí dactilografía con Sistema Pitman y en una Olivetti Lexicon 80.

Seguí mas tarde con la IBM ‘de bochita’. La verde de doscientos kilos y el rótulo de «máquina eléctrica». Vinieron luego las máquinas de escribir «electrónicas» que, en lugar de tener la tipografía en una esfera (la bochita) la tenían en una ‘margarita’. Luego con las Brother que imprimían 10 ó 15 caracteres después lo que reflejaban antes en su display de LCD.

No voy a enumerar -para no aburrir- todas las variantes de computadoras personales que me tocó usar y operar comenzando por una XT con doble lector de disco flexible –floppy disk– de 5’25» y ‘simple’ densidad (que tenían sólo 360kb de capacidad) con RAM que no llegaba a un sólo mega y que venían carentes de disco rígido.

El hecho es que, desde entonces e ininterrumpidamente, utilizo a diario una computadora.

¿Diferencias entonces con la «Generación T»?

Yo utilizo las mismas herramientas que ellos pero si me dan una vieja máquina de escribir también puedo usarla mientras que ellos preguntarán por dónde se enciende la Lexicon 80 o en donde tiene la bandeja para cargarle el papel. O por dónde se le cambia el toner…

¿Dicen que también rápidamente aprenden a manejar el control remoto?

Pero… ¡Quién no lo hace acaso! Es casi «pavloviano»… Lo manejaba, y a la perfección (gran cosa), mi Abuela a sus noventa y tantos…

¿Que los jóvenes de hoy son «una saeta» con un mando de ‘PlayStation’ en la mano? Si nos dan un par de horitas a los veteranos de los ’70… ¡También lo seremos! No es ninguna ciencia oculta, vamos…

Ahora… Démosle ese mismo par de horitas a estos jovencitos tan avispados para ver si hacen varios trucos con el «Yo-Yo Profesional», si embocan bien un balero o aprenden a tirar un trompo (de los de piolín , nada de ésos modernosos de tracción asistida). A ver si remontan un barrilete. A ver si son capaces de fabricar uno, «medio bomba-medio estrella» por ejemplo.

Por supuesto que no lo lograrían. Ni en dos horas… ¡Ni en dos años!

Creo que si nos metemos en la «Máquina del Tiempo» y traemos a cualquier chico de viejas generaciones a la actual se adapta en dos horas y le da «vuelta y media» a los «T-Gen»

Pero si hacemos al revés y llevamos a un pibe del presente unos treinta o mas años para atrás, se lo «comen crudo» en menos de media hora.

¿De dónde surgen entonces estas aseveraciones de que ahora los chicos ‘se las saben todas’ ? ¡Por favor!

Hay una realidad incontrastable e irrefutable: a lo bueno, fácil y práctico uno se adapta rápido.

Antes era todo mas difícil y había que ponerle mayor garra. Ni siquiera contábamos con Internet para hacer la tarea escolar como lo hacen ahora.

Quisiera ver a uno de estos chiquitos que hace «copy & paste» de sitios web enteros para imprimirlos luego si lo largamos solo en una biblioteca a ver cómo se las apaña para hacer su tarea escolar.

De seguro y en principio tendría que aprender un «nuevo movimiento de muñeca» porque debería escribir con una birome (o lapicera, lápiz, etc.) toda su tarea, luego de resumir, definir y concluír ‘en borrador’ lo que sería su trabajo terminado.

Los niños de ahora no son mas evolucionados ni más vivos que nosotros. Tienen todo «en bandeja» que es muy distinto. Hasta padres comprensivos que explican las razones de una negativa.

Antes un «NO» significaba: «-No, y  no preguntes… Y te quedás en silencio a partir de ahora.»

Todo eso era un «-NO»…

Hoy un ‘no paterno’ es pasible de un sinfín de apelaciones, explicaciones y concesiones.

En fin… Creo que -sin desmerecerla pero con un interés lógico y creciente de comprenderla- la «Generación T» se caracteriza por su debilidad, nihilismo, escepticismo, rebeldía y apelación constante de las negativas.

Por mi parte los únicos botones que conocí de chico, fueron los del calefón Orbis«-…a Bo-to-ne-ra.»

@Rapote

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén